Características a tener en cuenta al comprar un TPV para tu negocio

TPV

Es la principal duda que tienen los emprendedores a la hora de iniciar un negocio, saber cuál es el mejor TVP  a usar. Se trata de terminales de venta que potencian en gran medida el desarrollo y la gestión de ventas de toda empresa, al igual que otras soluciones de inventario, gestión de personal y derivados. 

Un TVP es sin duda una de las preocupaciones principales de todo nuevo empresario que quiere hacer crecer su negocio de forma correcta y eficiente. Son también conocidos como Terminales Punto de Venta y sirven para gestionar todo lo correspondiente a la administración de una empresa.

Pero debes entender que existen en el mercado muchos modelos diferentes destinados a cumplir requerimientos específicos. Entre las principales funciones administrativas que son capaces de simplificar, encontramos: pedidos, supervisión de ventas, programas de fidelización, hasta datos de clientes o empleados.

¿Qué es un TPV?

Son terminales físicos, también conocidos como terminales punto de venta. Mediante estos aparatos los clientes pueden tener acceso a diversos tipos de servicios, como reservaciones, pago de facturas, recarga de servicios, entre otros.

En palabras diferentes, un TPV es aquel terminal al que tienen acceso los usuarios con la finalidad de lograr realizar transacciones diversas en relación con un servicio en el que se encuentran interesados.

Puede ser que sea un terminal virtual mediante el cual los pagos se harían con tarjetas, o un terminal físico dentro de un establecimiento. En la segunda opción, se requiere de una impresora de tickets, comprobantes o facturas, así como también un cajón para guardar las monedas o dinero en efectivo.

Tipos de TVP que existen

Existen muchos modelos diferentes, la principal cualidad de cada uno dependerá principalmente del tipo de empresa al que vaya destinado. Es decir, el tipo de TPV a usar tendrá características específicas en relación con las necesidades de los usuarios, sin importar si es un pequeño o gran negocio.

TPV para tiendas

Al comprar un TPV para comercios, se obtendrán unas características básicas detalladas bastante puntuales, como ya hemos mencionado antes, programadas a la intención que tenga el negocio. 

Como es un sistema para tiendas, de seguro se incluirán tallas, inventarios, modelos, colores, órdenes de compra y clientes frecuentes.

TPV para PYMES

Con lo avanzada de la tecnología, este tipo de TVP siempre viene diseñado a través de los dispositivos móviles, es decir, a través de aplicaciones para smartphone. Es una manera rápida, liviana y eficiente de conectar a los consumidores con el negocio y viceversa.

TPV para Restaurantes y Hostelería en general

La principal característica de un TPV de hostelería es que debe ser capaz de procesar pagos tanto en efectivo como en tarjetas. Los datos más resaltantes que integran estos terminales son las fechas y horas exactas de todas las transacciones, así como también lo relacionado con el código de barras.

TPV para estéticas

Son los modelos de TPV ideales para el sector, ya que, son capaces de agendar y recordar citas, fechas, calendarios, etc. Al igual que otros TPV para empresas, procesan transacciones en tarjetas o efectivo y emiten facturas o comprobantes de pago.

Características principales de un TPV

  • El objetivo principal de un Terminal Punto Venta debe ser emitir facturas y gestionar pedidos
  • Escanear códigos de barra en productos
  • Aceptar diversos tipos de pagos: efectivo, tarjetas o cheques
  • Agregar descuentos y promociones
  • Realizar facturas o cupones
  • Realizar seguimiento a las ventas totales del local
  • Elaborar informes con gran precisión de fecha y hora
  • Gestión de stock
  • Pronóstico de ventas
  • Seguimiento del inventario
  • Historiales de transacciones de productos entrantes y salientes
  • Colocación de precios
  • Devoluciones
  • Programa de recompensa o fidelización a clientes
  • Pedidos masivos o rebajas
  • Facilitar reemplazos y reembolsos
  • Historial de compra de cada cliente
  • Gestión de horarios y de empleados
  • Rendimiento del personal de ventas
  • Premios y bonificaciones al mejor empleado

Como has podido observar, ya no basta con tener en el negocio una simple caja registradora. Con el pasar del tiempo, las empresas deben adaptarse y optimizar el tiempo del consumidor así como los procesos de compra.